Cinco Secretos de la Fotografía Comercial

Posted by WeSura on 24-ago-2016 0:00:00

Cinco secretos de la fotografía comercial

La fotografía comercial es uno de los campos más fascinantes en el mundo de la imagen. Al mismo tiempo, se trata de un área muy exigente porque de lo que se trata es de lograr resultados originales, pero que al mismo tiempo sean capaces de comunicar un mensaje al mayor número de personas posible.

La fotografía comercial es uno de los campos más fascinantes en el mundo de la imagen. Al mismo tiempo, se trata de un área muy exigente porque de lo que se trata es de lograr resultados originales, pero que al mismo tiempo sean capaces de comunicar un mensaje al mayor número de personas posible. Lograr ese equilibrio no es sencillo.

Para completar, la fotografía comercial demanda una elevada calidad técnica. No solo se trata de crear un contenido creativo, sino que debe ser expuesto de la forma más perfecta posible. De lo contrario, en lugar de resaltar un producto, lo que se logra es quitarle valor.


Descubre cómo asegurar tu cámara con Wesura

Hay algunas claves para que una fotografía comercial resulte óptima. Estos son cinco de esos secretos.

Planifica tu fotografía comercial

A diferencia de otras áreas, como la artística o la periodística, en la fotografía comercial debe haber una minuciosa planificación. Lo ideal es que hagas un boceto o esquema, en donde aparezcan los elementos que vas a incluir en la composición. También debes tener clara cuál es la locación en donde vas a trabajar y qué condiciones de luz tiene. Así podrás también definir qué elementos necesitas para lograr una iluminación adecuada.

El concepto: un aspecto fundamental

La fotografía comercial es el abrebocas de una venta. Lo que quieres, o quiere tu cliente, no es solo que muestres un producto, sino que motives al espectador para que lo compre. Por eso debes tener muy claras cuáles son las virtudes del producto que vas a exhibir y las características del público al cual va dirigido el mensaje. Conviene también que sepas identificar muy bien cuál es el valor agregado de dicho producto. La imagen final debe estar orientada a resaltar esos atributos, de modo que sean evidentes para un espectador.

El producto debe estar impecable

El elemento central de tu fotografía comercial es el producto que estás vendiendo. Por eso debes elegir un verdadero “modelo de producto”. Si es una botella, que sea una sin ningún tipo de imperfecciones o defectos. Si es una prenda de vestir, que tenga unos acabados inmejorables y venga en un color favorecedor para la imagen.

Es muy importante que te asegures de limpiar muy bien el producto que va a salir en tu fotografía comercial. Y no solo que lo limpies perfectamente, sino que le saques lustre, en caso de que contenga algún tipo de brillo. También debes tener muy limpio el objetivo de la cámara y todos los elementos de la composición. Cualquier tipo de suciedad da como resultado un verdadero desastre para los fines comerciales.

La captura de la imagen en la fotografía comercial

Uno de los aspectos determinantes en la fotografía comercial es la iluminación. Debes ser muy cuidadoso con esto. Una mala iluminación puede dar como resultado el falseamiento en el color de la marca, o la comunicación de un mensaje equivocado. Si la luz es deficiente, terminas dándole una atmósfera lúgubre al objeto. Y, al contrario: un entorno demasiado iluminado puede generarte una figura estridente. Siempre que sea posible, utiliza luz natural.

Para hacer una fotografía comercial con calidad profesional es indispensable que cuentes con un trípode y, de ser posible, un disparador remoto. Esto, debido a que tendrás que hacer varias tomas con el mismo encuadre y necesitas garantizar que no se produzcan modificaciones en el mismo.

Explora, ensaya…

Muchas veces lo que queda plasmado en la imagen no es igual a lo que tenías en mente. Quizás has pensado que un determinado ángulo, o cierta iluminación son lo mejor. Pero al ver la foto, te das cuenta de que definitivamente no transmite lo que querías.

Por eso es bueno que ensayes muchas tomas, cambiando perspectivas, encuadres y, por qué no, también composiciones. La mejor fotografía comercial es aquella que no utiliza demasiados elementos, ni fondos complicados, pero que cuenta con la suficiente originalidad como para capturar la atención y transmitir el mensaje. Lograr esto no es tan fácil. Por eso vale la pena que explores y ensayes antes de llegar a la imagen final.

 

New Call-to-action