contenido

10 datos importantes sobre la cadena de la bicicleta

La cadena es el auténtico sistema nervioso de una bicicleta. La verdad es que se trata de un invento sencillo, pero sumamente ingenioso, que permite, ni más ni menos, que el movimiento de la bici.

Diesañada por primera vez en el siglo XV, gracias al ingenio de Robert Hooke, la cadena conecta los pedales a las ruedas y permite que avances más o menos rápido. Por eso muchos ni siquiera le llaman cadena, sino que la denominan genéricamente como “sistema de transmisión”.

Enseguida te contamos diez datos sobre la cadena, que todo aficionado al ciclismo debe conocer.

1. Así es una cadena

En general, la cadena de la bicicleta se fabrica a partir de diferentes aleaciones de acero. Algunas (las mejores) tienen un recubrimiento en níquel que las protege del óxido. La cadena tiene cinco partes básicas: placa exterior, placa interior, perno, rodillo y, en las bicicletas más antiguas, buje.

2. La cadena es la pieza más compleja de la bici

Así es. Más de la mitad de los componentes de la bicicleta se ubican en la cadena. En una bicicleta moderna, la cadena contiene 456 piezas y el resto del aparato tiene solamente alrededor de 262. El número de piezas puede variar, de acuerdo a la cantidad de velocidades que tenga la bici o al tamaño de la misma.

3. Una cadena en mal estado causa lesiones y accidentes

No es nada nuevo, pero siempre vale la pena destacarlo: si la cadena de la bicicleta no se encuentra en un estado óptimo, se sale de su sitio. El mayor peligro en esos casos es de caída. Pero también tienes el riesgo de pedalear en el vacío, lo cual puede ocasionarte tirones musculares o roturas fibrilares.

4. La cadena debe cambiarse periódicamente

A medida que se usa, la cadena va sufriendo un desgaste, como es lógico. La principal forma en la que se manifiesta ese deterioro es en la distancia entre los eslabones individuales, que cada vez se hace mayor. Lo ideal es cambiar de cadena cada vez que se haya recorrido una distancia de entre 1.500 y 2.000 kilómetros.

Una excepción a esto son las bicicletas reclinables, que solo demandan cambio de cadena después de 15 mil kilómetros recorridos.

Guia descargable: Seguridad esencial en la bicicleta

5. Hay 6 factores que deterioran la cadena

Esos factores son: el tipo de terrenos sobre los que se usa la bici; el clima del lugar en donde pedaleas; el estilo de pedaleo; la forma en que se combinan los platos y los piñones de la rueda trasera o sprocket; el estado de los mismos (platos y piñones) y la lubricación.

6. Se debe medir el desgaste de la cadena

¿Cómo medir el desgaste que tiene la cadena de tu bici? Por si no lo sabes, es más sencillo de lo que piensas. Hay una herramienta muy sencilla y económica, que precisamente tiene esa función. Es el medidor de desgaste, que también es conocido con el nombre de “galga”. Simplemente se deben introducir las puntas de la herramienta en los eslabones de la cadena; si entran completamente, es hora de cambiarla.

7. No cambiar la cadena a tiempo puede ser costoso

Hay algunos estudios en los que se indica que si se cambia la cadena a tiempo, la vida útil de los platos y los piñones se incrementará en un 100%. Esta es una razón de peso para que estés atento a realizar el cambio cuando sea conveniente. Los platos y los piñones cuestan mucho más que una cadena.

8. Sí a la lubricación ecológica

La bicicleta es un aparato ecológico por naturaleza. Si es así ¿cómo utilizar lubricantes que dañen el medio ambiente? No sería razonable. Actualmente hay varias líneas de lubricantes biodegradables y, al mismo tiempo, muy eficaces para proteger la cadena. Recuerda la vieja máxima que dice: “no hay mejor mecánico que una gota de aceite”.

9. Nunca jamás cruces la cadena

Cruzar la cadena significa engranar el plato grande con el piñón grande, o el plato pequeño con el piñón pequeño. ¿Por qué no debes hacerlo? Sencillo: cruzar la cadena genera una tensión muy grande que, con el tiempo, hace que se desgaste muy rápidamente y, muchas veces, que se rompa.

10. La bici también debe descansar

Basta con que dejes la cadena en un nivel de marcha en el que no haya mucha tensión. Esto, obviamente, debes hacerlo cuando hayas terminado tu recorrido y no la vayas a utilizar más por ese día. Haciendo una analogía, es como si le permitieras estirar las piernas después de una jornada fatigante.

New Call-to-action