Las 7 Lesiones más Frecuentes durante el Entrenamiento en Ciclismo

Posted by WeSura on 04-oct-2016 0:00:00

Las 7 lesiones más frecuentes durante el entranamiento en ciclismo

El entrenamiento en ciclismo es exigente, aun en el ámbito aficionado. No solamente tienes que estar en magnífica forma, sino que además entraña algunos riesgos para la salud si no se realiza adecuadamente.

El entrenamiento en ciclismo es exigente, aun en el ámbito aficionado. No solamente tienes que estar en magnífica forma, sino que además entraña algunos riesgos para la salud si no se realiza adecuadamente. De la misma manera, los accidentes no son infrecuentes cuando montas en bici. Si hasta los más expertos caen, ¿por qué tú no?

Por eso es necesario conocer esas molestias y/o accidentes a los que te expones cuando eres ciclista. Enseguida te hablamos acerca de las 7 lesiones más frecuentes para quienes son aficionados al deporte de las bielas.

Tendinitis de Aquiles, la pesadilla del entrenamiento en ciclismo

Se trata de una dolorosa lesión que se origina principalmente por realizar un sobreesfuerzo en la bici. En algunos casos, también se desata por un ajuste erróneo de la bicicleta (generalmente un sillín demasiado elevado) o por una posición inadecuada del pie sobre el pedal.


Guia descargable: El equipo básico para ciclismo de ruta

Se debe tratar aplicando hielo en el tendón de Aquiles y tomando algún analgésico, al menos por tres días continuos. Es el médico quien debe definir cuál es el medicamento adecuado para cada caso.

Tendinitis rotuliana

Es la inflamación del tendón que está justo debajo de la rodilla. Se produce por una sobre utilización de los músculos cuádriceps. Esto, a su vez, usualmente se debe a un sillín demasiado bajo o a un pedaleo más rápido y constante de lo recomendable.  Para evitar esta molestia lo mejor es subir el sillín, mantener la cadencia en el pedaleo y realizar una marcha en la que se utilicen más los glúteos.

Fracturas en la clavícula

Una buena parte de las caídas tiene como resultado la fractura de clavícula. Es, sin duda, una situación usual dentro del entrenamiento en ciclismo. Se trata de una lesión que debe ser atendida inmediatamente en un centro hospitalario. Una forma de prevenir este tipo de fractura es mantenerte sujetado al manillar, al momento de una caída. De esta forma, todo el cuerpo absorbe el impacto y no solamente el brazo extendido.

Dolor ocasionado por el sillín

Todo el que hace entrenamiento en ciclismo sabe que la fricción de los huesos contra el asiento es algo que, tarde o temprano, origina molestias. La piel termina resintiéndose, especialmente si no se utiliza un culote adecuado, o la silla es muy alta. Lo mejor es utilizar las prendas apropiadas y utilizar una crema de gamuza en caso de que el dolor sea muy intenso.

Dolor de espalda baja

La región lumbar es una de las más afectadas cuando pasas mucho tiempo sobre la bici, especialmente si conduces en una postura agresiva. Lo que es una molestia normal, fácilmente puede agravarse si no prestas atención a tiempo. El nervio puede quedar atrapado y es entonces cuando aparece la ciática, que requiere atención médica. Para evitar esto, lo mejor es que incluyas dentro de tu entrenamiento en ciclismo una rutina de fortalecimiento.

Dolor en el cuello

Los músculos del cuello sufren una gran tensión mientras conduces la bicicleta. Deben soportar el peso de la cabeza durante largos periodos y también el esfuerzo de los hombros. A veces una bicicleta desajustada también puede originar esta molestia. Para que esto no pase, primero debes asegurarte que estás usando una bicicleta de tu talla. Si todo está correcto, quizás sea bueno que agarres el manillar sin tanta fortaleza y que incluyas dentro de tu entrenamiento en ciclismo algunos ejercicios para el cuello.

Fascitis plantar

Es un dolor que aparece en la parte inferior del talón, como consecuencia del apoyo del pie sobre el pedal. Es el resultado de un desajuste de la bici, pero más frecuentemente de la utilización de un calzado no apropiado para el entrenamiento en ciclismo. La mejor medida para disipar el dolor es, primero que todo, hacer estiramientos diarios, incluso si no vas a montar en bicicleta. Y, por supuesto, utilizar las zapatillas adecuadas, especialmente si haces grandes trayectos.


New Call-to-action