contenido

¿Para qué sirve una cámara ojo de pez?

Las cámaras ojo de pez se volvieron populares principalmente en el campo de la seguridad. Ya son muchas las casas y los establecimientos comerciales que instalan este tipo de dispositivos para mantener vigilada una zona determinada. Algunas cuentan con un lente gran angular que es capaz de alcanzar una cobertura de 360°. Otras tienen un […]

Las cámaras ojo de pez se volvieron populares principalmente en el campo de la seguridad. Ya son muchas las casas y los establecimientos comerciales que instalan este tipo de dispositivos para mantener vigilada una zona determinada.

Algunas cuentan con un lente gran angular que es capaz de alcanzar una cobertura de 360°. Otras tienen un campo de visión del 180°, pero en ambos casos permiten obtener una amplia visibilidad, lo cual facilita el ejercicio de vigilancia.


Descubre cómo asegurar tu cámara con Wesura

 

La cámara ojo de pez en vigilancia

La cámara ojo de pez tiene grandes ventajas para prestar una supervisión adecuada de cualquier espacio, principalmente si este es muy amplio, o muy concurrido en diferentes puntos. Su principal virtud, como es obvio, está en la cobertura. Ya no es necesario instalar cámaras de vigilancia por todos lados, porque con una sola se logra monitorear una amplia extensión de terreno.

Este tipo de cámaras graban en video las 24 horas y los 7 días de la semana. Por lo general, transmiten las imágenes hacia un centro de control en donde hay operadores que se mantienen al tanto de lo que ocurre.

En caso de que ocurra algún incidente, bien sea de riesgo por intrusos, o de peligro por alguna falla o accidente, se puede atender muy rápidamente. Esto, debido a que la transmisión de las imágenes se da en tiempo real.

La cámara ojo de pez también puede transmitir imágenes hacia dispositivos móviles, tales como teléfonos celulares, tablets o portátiles. Esto es una gran ventaja ya que el interesado puede mantener un total control sobre un determinado espacio, incluso si se encuentra a miles de kilómetros del lugar.

La iluminación y la cámara ojo de pez

Hace apenas pocos años, las cámaras ojo de pez solo podían enviar imágenes de alta calidad si estaban ubicadas en lugares con una iluminación óptima. Debido a la distorsión de las figuras, originada en el gran angular, la luz era un factor crítico para garantizar la calidad.

Ahora, en cambio, se han desarrollado nuevas prestaciones que incluyen imagen de excelente factura, incluso con una iluminación pobre. De hecho, ya hay cámaras ojo de pez dotadas de sensores de luz infrarrojos, que garantizan una alta definición cuando prácticamente todo está oscuro. De igual manera, se ha resuelto el problema de la sombra originada en la carcasa.

Una cámara ojo de pez actualmente es capaz de enviar imágenes nítidas, incluso si el área cubierta presenta grandes contrastes de iluminación. Antes esto no se podía lograr. La variación de luz introducía una pérdida de calidad, pues el lente tendía a difuminar los objetos particularmente luminosos y a perder detalle en las zonas oscuras. Actualmente se ha corregido esta falla.

En lo que sí hay una limitación es en el hecho de que una cámara ojo de pez debe aportar imágenes de bajo peso. Tiene que operar con la misma resolución de una cámara tradicional, pero el área que cubre es mucho mayor. Por eso, frente a una imagen capturada con una cámara convencional, no alcanza la misma nitidez. Aún así, pueden ofrecer resultados muy buenos y cumplir con su principal función: preservar la seguridad mediante una alerta visual.


New Call-to-action