Robo de bicicletas: modalidades más comunes

Posted by WeSura on 25-ene-2017 15:48:10

Robo de bicicletas

Con el aumento que ha tenido el uso de la bicicleta en las ciudades de Colombia, es natural que aumenten las cifras del robo de bicicletas. Las ciudades que reportan el mayor número de robos en el país son Bogotá, Medellín y Cali, y el mercado negro está detrás de las bicicletas, partes y componentes más costosos. Por lo general, el mayor valor se encuentra en las bicicletas MTB (de ciclomontañismo).

Ante esta realidad, resulta necesario que las autoridades refuercen las medidas de seguridad en las ciudades para dar tranquilidad a los ciclistas urbanos. Pero también hay acciones que, como ciclistas, podemos llevar a cabo para evitar ser víctimas de este delito. Estar informado con respecto a la manera en que operan los ladrones es una herramienta importante para prevenir. Por esta razón, te explicamos las principales modalidades del robo de bicicletas.

Descarga este contenido gratuito, que será de tu interés:

Guía Esencial del Ciclista Urbano

Modalidades del hurto de bicicletas:

Atraco con arma blanca o de fuego

El ladrón se acerca al ciclista y lo amenaza de forma directa con el arma. Las armas usadas para cometer este tipo de robo van desde palos, varillas y cuchillos hasta revólveres.

Para evitar esta modalidad de robo, evita transitar por vías solitarias u oscuras.

 

El ladrón amigable

Esta modalidad consiste en que uno de los ladrones se viste con ropa de ciclista profesional y se moviliza en una bicicleta que, por lo general, es de gama alta. Este ladrón intenta acercarse al ciclista y capturar su atención, aprovechándose de su disfraz y de una conversación amistosa. Mientras tanto, su(s) cómplice(s) esperan en un punto estratégico para atacar en el momento en que estés más distraído y quedarse con tu bicicleta.

En ocasiones, basta simplemente con que el primer ladrón distraiga al ciclista para que los otros lleguen y lo tumben de la bicicleta o lo amenacen con un arma.

En otros casos, el engaño llega hasta el punto en que el primer ladrón se gana tan bien la confianza del ciclista que lo convence para que le deje probar su bicicleta, momento en el que aprovecha para salir huyendo en ella.

También, ha sucedido que el mismo ladrón que hace el engaño amenaza luego al ciclista de quien se ha ganado la confianza y lo hace bajarse de la bicicleta.

 

Hurto en parqueaderos

Aunque los aprqueaderos deberían ser lugares seguros, no es poco común que las bicicletas sean hurtadas en ellos. Los ladrones cuentan con diferentes tácticas para burlar los candados o guayas con que son aseguradas las bicicletas y luego sustraerlas.

Algunos consejos para evitar este tipo de robo son que siempre asegures bien tu bicicleta con un candado y que trates de ubicarla en medio de las demás bicicletas (no en los extremos de los cicloparqueaderos). Siempre prefiere los parqueaderos que exijan mostrar un tiquete o una tarjeta para retirar la bicicleta, de manera que sea más difícil que se la lleven o, por lo menos, tengas cómo reclamar.


Empujón en cicloruta o en la vía vehicular

Mientras el ciclista se desplaza, ya sea por una cicloruta o por la vía compartida con otros vehículos, el ladrón lo empuja para derribarlo y llevarse la bicicleta. El ladrón se aprovecha de la confusión ocasionada por la caída, o hace uso de un arma blanca para amedrentar al ciclista y llevarse la bicicleta.


Factor de oportunidad

Una de las modalidades de robo de bicicletas más comunes en las ciudades es cuando el ladrón aprovecha la oportunidad. Ocurre cuando el ciclista se detiene por algún motivo (por ejemplo, a comprar una bebida) y reclina la bicicleta sin asegurarla. El ciclista piensa que nada va a ocurrir porque está prestando atención, pero al menor descuido el ladrón aprovecha para montarse a la bici y huir.


Candado forzado

Prácticamente todos los candados pueden ser forzados. Ya todos deberíamos saber que son suficientes 2 segundos para cortar una guaya de seguridad con un cortafríos. Pero incluso los candados en u de gama alta (que son los más resistentes) pueden ser forzados.

Las técnicas más comunes para violentar los candados son el uso de una herramienta de corte (un cortacadenas, una sierra con marco o un esmeril) o de una ganzúa para forzar la cerradura.

 

Hurto en vivienda

Los ladrones también aprovechan cuando las bicicletas son dejadas sin seguro en áreas comunes de edificios o conjuntos residenciales. Otra versión, es cuando dejan la bici en el patio de la casa sin asegurarla a ningún soporte rígido. Es muy común que escalen las rejas, saquen la bicicleta y se la lleven en algún vehículo de carga.

 

Para aprovechar al máximo tu experiencia como ciclista en la ciudad, descarga gratis la Guía esencial del ciclista urbano:

Guía de Ciclismo Urbano