contenido

3 secretos de una bicicleta de carreras

La bicicleta de carreras es una de las más versátiles y funcionales que se pueda encontrar en el mundo del ciclismo.

Y lo es porque igual sirve para practicar ciclismo en ruta, como para hacer pista, ciclocrós y triatlón. Es casi una máquina de esas que tiene “todo en uno”.

Estos maravillosos aparatos también son conocidos como “bicicletas de carretera”. Se caracterizan porque tienen un manillar muy diferente al de las bicicletas de montaña: se puede sujetar tanto por la parte superior, como por las entradas que tiene en forma de “c”. Este tipo de manillar exige que el conductor se incline hacia adelante, replegándose sobre el manubrio.

Como todo, las bicicletas de carreras también tienen sus propios secretos. Estos son algunos de ellos:

1. Todas las bicicletas de carreras son “básicamente iguales”

Hay modalidades en la que se nota un gran cambio entre las versiones para neófitos y profesionales. Pero en el caso de la bicicleta de carreras esto no ocurre. Todas son básicamente iguales, tanto las de alta gama, como las económicas. Lo que varía es el nivel de elaboración, el peso y, por supuesto, el precio.

El peso

Quizás el factor más importante a tener en cuenta es el relacionado con el peso. Mientras que una bicicleta de carreras de baja gama pesa alrededor de 10 kilogramos, una de gama alta puede rondar los 7 kilogramos de peso.

El nivel de elaboración

En cuanto al nivel de elaboración, las bicicletas destinadas a la competencia tienen un diseño perfeccionado y adaptado al tipo de competición del que se trate. Aunque las características siguen siendo básicamente iguales a las de las demás bicicletas de carreras, el nivel de velocidad y el grado de técnica requeridos son diferentes.

Guia descargable: Seguridad esencial en la bicicleta

 

2. ¿De qué materiales son?

Las bicicletas de carreras siempre están elaboradas en aluminio o carbono:

  • Las de carbono no tienen soldaduras y cuentan con un cuadro un poco más ancho.
  • Las de aluminio, por su parte, sí tienen soldaduras y, por lo tanto, el cuadro es más pesado.

En términos generales, las bicis de carreras de gama alta vienen elaboradas en carbono. Sin embargo, también hay marcas que solo producen cuadros de aluminio. Por lo tanto, el material no constituye un signo distintivo de calidad en las bicicletas de carreras.

El carbono es un material moderno y atractivo. Por lo general, las bicicletas de carreras elaboradas en carbono son más costosas. Pero, ojo: no todos los carbonos son iguales. Hay algunos de baja calidad y sumamente pesados. Así que lo importante no es que la bici sea de carbono, sino que el tipo de carbono sea resistente, sin que esa característica le añada peso.

3. Diferentes bicicletas de carreras para diferentes prácticas

Básicamente hay tres tipos de bicicletas de carreras: las de carretera, que son las clásicas; las de ciclocrós, que pueden ser híbridas; y las de pista, que tienen diseño y componentes de primera línea, para un máximo rendimiento.

  • Las bicicletas de carretera se caracterizan por tener neumáticos delgados a alta presión. Esto reduce la resistencia durante el avance. El manubrio bajo contribuye con el mismo propósito. Por lo general, este tipo de bicicletas están elaboradas en carbono y suelen ser costosas.
  • Las bicicletas para bicicrós tienen llantas más grandes y unos frenos que se localizan a una altura más elevada de lo normal, para que no entren en contacto con el lodo. La mayoría de estas bicicletas híbridas son de aluminio.
  • Las bicicletas de pista tienen una sola velocidad y unas ruedas más duras que las de las bicicletas de carretera. Esto último, incrementa el potencial de aceleración. Lo más característico de este tipo de aparatos es que no tienen freno y es el ciclista quien debe regular la velocidad hasta que logre detenerse.



New Call-to-action