Beneficios de andar en bicicleta: top 10

440 0

Los beneficios de andar en bici

 

Algunos lo hacen por salud, otros por comodidad. Algunos lo hacen por ayudar al cuidado del medio ambiente, otros lo hacen por demorarse menos yendo de un lugar a otro de la ciudad o por relajarse. A continuación, te explicamos 10 de los mejores beneficios de andar en bicicleta.

 

1. Llegas más rápido.

La bicicleta ha demostrado ser el medio transporte más eficiente en cuanto a tiempo en grandes ciudades con problemas de congestionamiento vial, como Bogotá. En la Carrera de modos, que la Universidad de los Andes organiza cada año, la bicicleta ha ganado casi todas las veces compitiendo contra el carro, el transporte público y los corredores. De manera que está demostrado que la bicicleta fácilmente puede ser el medio de transporte más ágil para la ciudad. Si vas en bici, no dependes del tráfico, de que haya accidentes en la vía o de que haya vías cerradas.

 

2. Vas más cómodo.

La verdad es que a veces el transporte público puede ser una experiencia bastante desagradable. Empujones, golpes, insultos, asinamiento o, incluso, torceduras de pies por ir muy cerca de las puertas y desmayarse asfixiado por la falta de aire: así es la cotidianidad para muchos de quienes se desplazan en el transporte público. ¿No lo cambiarías por sentirte libre y despejado mientras ruedas por las vías sobrepasando a buses y carros?

 

Aprende muchos tips para mejorar tu experiencia en la bici. No te olvides de descargar nuestra guía para ciclistas urbanos:




Guía Esencial del Ciclista Urbano

3. Ahorras dinero.

Si por lo general andas en transporte público, yendo en bici te ahorras por lo menos $4000 al día. Si usas taxi o Uber, mucho más. Igual si andas en tu propio carro. La bicicleta es uno de los vehículos más económicos que puedes usar para movilizarte. No pagas impuestos anualmente y los mantenimientos son muy económicos en comparación con lo que cuesta mantener un carro o una moto. El mantenimiento de una bici puede costarte entre $40000 y $60000 cada 4 meses, si la usas a diario.

 

4. Evitas la polución.

Al contrario de lo que sugiere el sentido común, los ciclistas urbanos están menos expuestos al smog que quienes van en otros medios de transporte, según lo demuestra un estudio del Imperial College de Londres. Una de las explicaciones que puede tener esta dinámica es que no permanecen tanto tiempo detrás de otros vehículos como quienes van en carros y buses. Por ejemplo en los semáforos, los ciclistas tienen a adelantar el resto de los vehículos y pasar al frente de la fila, con lo cual evitan inhalar bastante humo y partículas.

 

5. Te ejercitas sin gastar tiempo adicional.

Una excusa muy común para no hacer ejercicio y permanecer fuera de forma es la falta de tiempo. Al moverte en bicicleta por la ciudad tienes la posibilidad de hacer ejercicio sin invertir tiempo adicional. Es más, aprovechas tiempo que de otra manera sería perdido (seguro se te iría chateando o mirando Facebook en el celular, o simplemente durmiendo). Y, así, aprovechas todos los beneficios que una vida activa tiene para la salud y el bienestar, sin hacer un esfuerzo excesivo. Quemarás calorías, estarás en forma y te evitarás enfermedades.

 

6. Vives más y mejor.

El ejercicio que haces cuando te desplazas en bicicleta ayuda a tu cuerpo y te evita diferentes tipos de enfermedades: enfermedades del corazón, enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad e, incluso, disminuye la probabilidad de que sufras de cáncer. Además, hacer ejercicio con regularidad incrementa tu expectativa de vida. De manera que no sólo vives más, sino que vives mejor, libre de enfermedades y con la consciencia tranquila.

 

7. Mejoras tu vida sexual.

Y entre los beneficios de andar en bicicleta para tu cuerpo está que mejora tu salud y tu vida sexual. Llevar una vida más activa significa una mejoría para tu salud vascular, lo cual mejora la líbido. Pero, además, hay estudios que demuestran que los hombres mayores de 50 años que hacen por lo menos 3 horas de ciclismo a la semana tienen un 30% menos de probabilidades de sufrir de impotencia sexual.

 

8. Ayudas al ecosistema.

Dejas de producir todos los gases que emiten los vehículos a gasolina. No solamente se trata del CO2, sino de otros tipos de gases de invernadero, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y azufre, residuos de aceite y combustible que contaminan directamente las fuentes de agua. Por otro lado, están todos los costos ambientales de producir vehículos a motor como carros y motos, que son muy superiores a los costos de producir bicicletas.

En general, contribuyes a que el planeta sea más sostenible, a que el aire que todos respiramos sea mejor, a que la movilidad de la ciudad sea más eficiente, entre muchos otros beneficios ambientales que significan una mejor calidad de vida para todos.

 

9. Puedes usarlo como una forma de meditación.

Mientras vas en la bici no piensas en nada más. Aprovecha para concentrarte en la sensación de ir firmemente apoyado sobre las dos ruedas de la bici, deslizándote con facilidad a través de la ciudad, de sus habitantes y superando con facilidad cualquier obstáculo. Concéntrate en tu respiración y relaja cada parte de tu cuerpo mientras pedaleas. Siente la brisa sobre tu rostro. Es una gran sensación.

Andar en bici también te relaja, te ayuda a dormir mejor y reduce problemas psicológicos como la depresión y la ansiedad.

 

10. Te diviertes y haces amigos.

Quizá el mayor de los beneficios de andar en bicicleta sea simplemente que es divertido y que puedes compartirlo con otras personas. Además, se ha comprobado que algunos minutos de andar en bicicleta al día te ayudan a ser más espontáneo y, en general, mejoran tus habilidades de relaciones interpersonales.

Estos son sólo algunos de los beneficios de andar en bicicleta. Si todavía no lo haces, anímate y comprueba todo esto por ti mismo y descubre muchas otras maneras de mejorar tu vida con tu bici.

¡Para que vayas tranquilo con tu bicicleta, no te olvides de asegurarla antes de salir con ella!

 

Lee también: Seguro para bicicletas en Colombia, ¿vale la pena?